viernes, 4 de enero de 2008

::: Resaca Intergaláctica

Estas fiestas navideñas tan entrañables traen aparte de indigestiones, comas etílicos y disputas familiares entre cuñaos increibles sorpresas que vuelven a dejar entrever, una y otra vez, que quizá no estamos solos en el Universo...

Dicen que una foto vale mas que mil palabras así que en nuestra nave del misterio os ofrecemos una prueba mas de que a veces, quizá sin saberlo siquiera, nos acompañan seres de otros mundos. Pueden ser cualquiera de esas personas con las que te cruzas diariamente en la calle, o incluso alguien al que has conocido la noche anterior en cualquier evento multitudinario como las sesiones de avistamientos en la sierra, o incluso, ese tipo tan gracioso con el que compartías el mini en la Puerta del Sol...

Este parece ser el caso de Segismundo Patatas, oriundo de Cuescos del Caudillo, provincia de Zamora, que vino a pasar la nochevieja a Madrid con el fin de ver si Anne Igartiburu llevaba tanga este año y entre la vorágine multicultural de la plaza se dejó llevar por el entusiasmo y por su amigo Anacleto, --bajito pero mu cachondo-- como nos relata el propio Segismundo, al que conoció esa misma noche y que no paraba de invitarle a calimocho y a cigarros de la risa entre risas y continuas alusiones a que --he bajao a pillar y me encontrao un fiestón--


Un barrendero municipal tiró esta foto de soslayo mientras intentaba sacar el tanga de unas turistas japonesas y cuando levantó la vista del objetivo Anacleto ya no estaba allí. Preguntando a Segismundo que salía en esos momentos de los efluvios del alcohol, éste se apenó muchísimo ya que había entablado una relación muy bonita con el y además le había dejado una bolsa de hierba de las cuadernas de regalo.

Vemos pues que no podemos fiarnos de nadie... la verdad está ahí fuera... con bufanda...

1 comentario:

Pitito Ridruejo dijo...

A decir verdad el señor de verde estaba de bajona, y esque las fiestas son mu malas pa los depresivos, se bebe, se bebe, aluego le da llorera y eso... a recordar la familia que dejó en residencial Las Pléyades y el chalecito que perdió en Marte por la subida de las hipotecas... no semos naide...